El lujo de tener coche en Dinamarca

Un tema del que los daneses se sienten especialmente orgullosos es el del ahorro energético. Gracias a unas políticas iniciadas varias décadas atrás, Dinamarca es hoy uno de los países más sostenibles y comprometidos con el medio ambiente. Y no cabe duda de que el bajo índice de personas que tienen coche es uno de los frutos más emblemáticos de este cambio de paradigma.

Un éxito que se debe principalmente a la elevada imposición que pesa sobre el sector del automóvil. La llamada tasa verde puede llegar a incrementar el precio de venta en un 180%, haciendo que comprar coche en Dinamarca salga realmente caro. A ello se suman las tasas adicionales sujetas a la gasolina o el alto coste que suelen tener las zonas de aparcamiento público.

No es de extrañar que muchas familias, algunas de ellas con varios hijos, decidan vivir sin utilitario. Tendencia especialmente frecuente en la capital, Copenhague, donde en ciertos barrios, tener coche es un lujo del que goza menos del 20% de la población.

Sin embargo, el precio no es el único motivo. Moverse en bicicleta es extremadamente fácil y rápido. Las calles están especialmente diseñadas para las bicicletas, que actualmente son el medio de transporte preferido por los daneses.

Una amplia, eficiente y puntual red de transporte público acaba de rematar el cuadro, consiguiendo que, para muchos, tener coche sea realmente algo innecesario.

Grímsson logra su quinto mandato consecutivo en las elecciones presidenciales de Islandia

Las elecciones presidenciales de Islandia celebradas este sábado no dieron lugar a sorpresas. Tal como habían predicho claramente los sondeos, el presidente Ólafur Ragnar Grímsson, de 69 años, fue reelegido por quinta vez consecutiva con el 52,78% de los votos, convirtiéndose así en el único jefe de Estado de la historia de este país que consigue mantenerse más de 16 años en el cargo.

No hubo milagro, por lo tanto, para la joven y popular periodista Thóra Arnórsdóttir, de 37 años, que se quedó en el 33,16%. Nada más conocer el resultado, Arnórsdóttir admitió la derrota aunque se dijo impresionada por el gran apoyo recibido. Y es que, a pesar de haber perdido las elecciones, conseguir más de un tercio de los votos en tan solo cuatro meses de carrera política tiene mucho mérito. Embarazada de siete meses, Arnórsdóttir decidió presentarse como candidata el pasado mes de marzo después de que miles de ciudadanos se lo pidieran por carta.

“Llegar hasta aquí ha sido una experiencia muy valiosa. Ahora me cogeré vacaciones y cuidaré de mi hija (recién nacida) y de mis otros hijos”, anunció la candidata, cuyo marido, Svavar Halldórsson, se ha hecho cargo de los tres pequeños durante la campaña.

El objetivo de Arnórsdóttir era volver a dar a la presidencia un papel unificador y meramente representativo, lejos de la politización en que, desde su punto de vista, ha caído Grímsson en estos últimos años.

Lo cierto es que, durante la campaña, el veterano político no ha dudado en utilizar temas y polémicas tradicionalmente destinadas al debate parlamentario para ganarse el favor del pueblo. En esta línea, ha sabido capitalizar el recelo que los islandeses sienten en estos momentos hacia la Unión Europea, en un momento en el que este pequeño país del Atlántico Norte empieza a mostrar signos de recuperación tras la crisis bancaria de 2008.

Posicionándose en contra del ingreso en la UE, Grímsson ha reafirmado todavía más su imagen de defensor de los intereses de Islandia. Fama que se ganó hace dos años tras negarse a firmar la ley con la que el Parlamento se comprometía a pagar la deuda que los bancos habían contraído con los ahorradores extranjeros tras la debacle financiera. El gesto del presidente forzó la convocatoria de dos referéndums, uno en 2010 y otro en 2011. En ambos, el pueblo rechazó pagar la deuda, lo que hizo que Islandia fuera acusada ante los tribunales europeos por el Reino Unido y Holanda, principales afectados por el impago.

Si bien con su actuación Grímsson se atrajo la simpatía de gran parte de la población, otros le critican con severidad, pues aseguran que las consecuencias del impago podrían ser mucho más duras de lo que habría sido en su momento pagar la deuda. Cabe recordar, además, que Grímsson fue precisamente uno de los que más apoyó la expansión en el extranjero de los bancos islandeses en los años de bonanza, contribuyendo, por lo tanto, en su crecimiento exagerado.

Excluyen a la ultraderecha sueca de la celebración de los Nobel

Por segunda vez consecutiva, el ultraderechista partido de los Demócratas de Suecia volverá a quedarse este año sin celebración de los Premios Nobel. Los organizadores del evento, que tendrá lugar en Estocolmo el próximo mes de diciembre, han decidido excluir a su líder, Jimmie Åkesson, tanto del acto de entrega como del banquete que se ofrecerá a continuación. Sí han sido invitados, en cambio, todos los demás líderes de los partidos políticos presentes en el Parlamento. La Fundación Nobel considera que los ideales de los Demócratas de Suecia no están en sintonía con el espíritu abierto y humanista con que Alfred Nobel fundó los premios. El director ejecutivo de la fundación, Lars Heikensten, recuerda además que se trata de una organización de carácter “privado” y por lo tanto “libre de decidir a quién invita a sus eventos”.

Tras años en la retaguardia, los Demócratas Suecos entraron por primera vez en el Parlamento en las elecciones generales del año pasado. Nacida en 1988, esta formación es marcadamente nacionalista y contraria a la inmigración. A pesar de no haber sido nunca un partido neonazi, algunos de sus miembros sí han tenido conexiones con este tipo de movimientos. Desde que tomó las riendas de la formación, Åkesson se ha mostrado beligerante con la inmigración, pero al mismo tiempo ha intentado distanciarse de las corrientes más radicales que cohabitan dentro del partido.

René Redzepi organiza su festival de los vegetales

“Todo es posible y aunque no lo sea, al menos tienes que intentarlo”. Poniendo en práctica esta máxima, el joven chef danés René Redzepi ha conseguido colocarse en la cima de la gastronomía mundial. Por segunda vez consecutiva, su restaurante Noma fue nombrado este año el mejor del mundo por la prestigiosa revista británica ‘Restaurant Magazine’. Y para celebrarlo, no se le ocurrió otra cosa que organizar el MAD Foodcamp, un auténtico festival de los vegetales que tuvo lugar este fin de semana en Copenhagen y en el que más de 8.000 visitantes tuvieron la oportunidad de degustar y conocer de primera mano las bondades de las plantas y hierbas salvajes en las que se inspira la Nueva Cocina Nórdica. Decenas de agricultores y productores de alimentos venidos de todos los rincones de Dinamarca expusieron su ecológica mercancía. Redzepi, por su parte, aprovechó la ocasión para rodearse de algunos de los mejores chefs de la escena internacional y hacer apología del mundo silvestre y vegetal. Andoni Aduriz, Iñaki Aizpitarte, Alex Atala o Michel Bras fueron algunos de los ilustres participantes.

(Publicado en La Vanguardia el 29 de agosto de 2011)

 

Los indignados llegan a Copenhague

El movimiento de los indignados también está haciendo oír su voz en Copenhague. Alrededor de un centenar de personas se concentraron el domingo pasado 19 de junio en Rådhuspladsen, la plaza del ayuntamiento de la capital danesa. A pesar de las amenazas de lluvia, un nutrido grupo de españoles residentes en Dinamarca acudió a la protesta, que también fue secundada por decenas de daneses. Aunque aquí los efectos de la crisis no tienen ni punto de comparación con los dramáticos recortes que se están llevando a cabo en los países del sur, a muchos daneses también les preocupa su futuro y, sobre todo, el cada vez más difícil mantenimiento de su generoso estado del bienestar.

Cincopa WordPress plugin